Hoy en día, disponer de piscinas prefabricadas o de obra en el jardín, patio e incluso en el interior de la vivienda es algo cada vez más demandado, siendo una gran opción para disfrutar junto con familiares y amigos.

Tener un lugar donde poder relajarte con tus allegados, combatir el calor y nadar siempre que quieras te hará ver la vida de otra forma. Además de que cualquier juego es mucho más divertido en una piscina.

Existen 2 tipos de piscinas, que dependiendo de lo que busques o de las características de tu vivienda, vendrán mejor las prefabricadas o las de obra.

Piscina Prefabricada

Tal y como su nombre indica, son piscinas construidas previamente y transportadas directamente desde el hogar hasta la fábrica. Podemos encontrar multitud de atributos característicos en este tipo de piscinas.

Son piscinas baratas, por lo que su precio es inferior

Por lo general, las piscinas prefabricadas presentan un coste no muy elevado debido principalmente al ahorro en la construcción. El precio variará en función del tamaño de la misma o el modelo elegido, siendo obviamente más altos en caso de piscinas de tamaño superior.

La instalación es más sencilla

La instalación se lleva a cabo en unos pocos días, oscilando entre los 2 y 6 días en función del tamaño, modelo de las piscina y de la empresa encargada de dicha instalación. Así, tendrás lista tu piscina en un periodo de tiempo relativamente pequeño.

Los costes de mantenimiento son bajos

Aunque necesitan cuidados como cualquier tipo de piscina (uso de cloro, medir el ph en las piscinas, etc), estos son menores, así que por ello, ahorraremos bastante en el mantenimiento de la piscina. Al estar compuesta por materiales flexibles, la probabilidad de rotura es muy pequeña en caso de producirse alguna clase de impacto.

Estado del agua
Estado del agua

Su diseño y tamaño están limitados

Al ser piscinas prefabricadas, solo podremos elegir entre el modelo y tamaño de la misma. La personalización de la piscina está muy limitado, por lo que hay que asegurarse a conciencia a la hora de elegir una piscina prefabricada que cumple todos los requisitos. 

Pese a ello, no hay que preocuparse ya que existen multitud de modelos diferenciados y muy bonitos estéticamente. Además, hay que tener en cuenta que su tamaño no es muy grande, hablando relativamente, ya que podemos encontrarnos piscinas de unos 10 metros. Esto es debido a la dificultad de transportar objetos enormes.

Además, las piscinas prefabricadas se pueden clasificar en varios tipos:

  • Piscina elevada: Son aquellas piscinas prefabricadas que se encuentra por encima del suelo. Son las más sencillas de instalar
  • Piscina bajo suelo: Nos referimos a las piscinas que están bajo el nivel del suelo, simulando a la mayoría de piscinas de obra. En otras palabras, tendría un acabado clásico.

Piscina de Obra

Por el otro lado nos encontramos piscinas que requieren de una construcción, mayor o menor dependiendo del tipo de piscinas que queramos construir. Son construidas a medidas y no presentan ningún tipo de limitación. Podemos destacar una serie de aspectos que la hacen destacar.

Personalizable

Esta es una característica diferencial a la hora de elegir una piscina prefabricada o de obra. No existe ninguna clase de limitación a la hora de construir una piscina. Podrás diseñar la piscina como tú quieras, ya sea el tamaño, forma (redonda, recta, triangular, etc), profundidad, tipo de material del borde, donde colocar las escalerillas, etc. Todo esto dependerá de la zona de construcción y del tamaño de la misma.

Gran resistencia

Al ser principalmente construidas con hormigón, las piscinas adquieren una mayor resistencia, por lo que su integridad es altamente infranqueable. Aún así, es indispensable un buen y continuo mantenimiento, ya sea con el tratamiento o usando los mejores limpiafondos para piscinas.

Aumento del valor de la propiedad

Puede no ser una característica diferencial para muchos, pero el tener una piscina construida en tu propiedad, hará incrementar el valor de esta por encima del coste de construcción de la piscina. Es algo muy valioso en caso de una posible futura venta.

Piscina de obra
Piscina de obra

Al igual que ocurre con las piscinas prefabricadas, podemos encontrar varios tipos de piscinas de obra:

  • Piscina de Hormigón: Son las más generales, contando con todas las numerosas que este material aporta.
  • Piscina revestida de Liner: Aunque están construidas con hormigón por lo general, se encuentran revestidas por liner, unas láminas de PVC. Este es el material de las piscinas prefabricadas, por lo que las piscinas de obra adquieren todas las ventajas que otorga este material.
  • Piscinas Naturales: Indistintamente del material de construcción empleado, las piscinas naturales se diferencian por el tratamiento del agua. Se utiliza tratamiento de agua naturales (como agua salada) en lugar de productos químicos (cloro).

En definitiva, la elección de una piscina prefabricada o de obra, depende exclusivamente de ti, tus gustos, necesidades y de las características de la zona donde colocar la piscina. Si tienes la oportunidad de hacerte con una, no lo dudes ni un instante.