El cloro es uno de los elementos más importantes para el mantenimiento del agua de tu piscina. Gracias a él, el baño se convierte en una actividad segura, libre de contracción de cualquier infección. Esto ocurre si sus niveles están bien equilibrados, pero ¿no sabes cómo mirarlo? Sigue leyendo y aprenderás cómo medir el cloro de una piscina.

Tipos de cloro para piscinas

El cloro es un agente químico que convierte cualquier molécula orgánica compleja, en un compuesto simple que se evapora con facilidad. En otras palabras, el cloro es el mejor desinfectante de agua a nivel mundial. Esos residuos orgánicos contemplan desde restos humanos como el pelo, hasta las algas y otro tipo de suciedad incrustada. Normalmente el cloro se suele distribuir en pastillas que se colocan en una cesta, para que siempre esté flotando por el agua. De esta forma, actuará como bactericida, alguicida, cristalizador y fungicida a diario. También se puede encontrar en polvo o líquido, orientados a tratamientos aplicados sobre la piscina para corregir algo. Sus texturas hacen que se pueda expandir mejor por todo el fondo sin olvidar ningún rincón. Además, son fáciles de disolver en el agua, por lo que se aprovechan mejor.

Ventajas e inconvenientes de la acción del cloro

Cómo medir el cloro en pastillas de una piscinaSon muchas las ventajas que tiene el uso del cloro para las piscinas. La principal es que es el sistema de desinfección más utilizado de agua potable, debido a su capacidad oxidante frente a bacterias, algas, etc. Además no afecta al pH de la piscina, es decir, no modifica los niveles de acidez o alcalinidad del agua. Es, también, un producto barato y de fácil dosificación, ya sea líquido, en polvo o en pastillas. Se aplica de forma semanal y no necesita ningún tipo de vigilancia, actúa solo, por lo que es compatible con las rutinas diarias.

Estas son algunas de las ventajas más destacadas, pero hay que tener en cuenta algunos de sus inconvenientes. El cloro es corrosivo, y puede que irrite o seque los ojos o la piel. Es por esto que los especialistas recomiendan mantener hidratado el cuerpo antes y después del baño, para que el pH no se vea afectado. Si la cantidad vertida en la piscina supera la cantidad recomendada, hay que tener cuidado cuando se evapora. El olor puede provocar daños en las vías respiratorias y en los ojos. A causa de todo esto es muy aconsejable que para el momento de preparar el cloro, utilizar guantes y mascarilla. De esta manera se establecerás distancia entre tu organismo y los fuertes componentes del producto.

Cómo medir el cloro de una piscina

En la actualidad, existen múltiples formas de medir el cloro de una piscina. Los valores de cloro en la piscina tienen que estar entre los 0,5 y 1,5 miligramos  por litro. Hasta que no goza de esos niveles, no es recomendable que te bañes en ella. Para saber cómo medir el cloro de una piscina, hay varios kits intuitivos para poner el agua a punto. Un ejemplo completo del primero de ellos es el Estuche analizador Cl-pH Quimicamp, que no solo analiza el cloro, sino la dureza, alcalinidad, pH y concentración del estabilizador del agua.

Otro de los tipos más comunes y precisos hoy en día es el Estuche comprobador de Cloro bromo y pH. Este, además de todas las cualidades que ofrece el anterior, es muy fácil de usar y entender para quien realice la medición. Así será más sencillo lograr la desinfección de la piscina, y estará más cercano el momento de su uso.

Una vez hecho el análisis, si el resultado no está entre los baremos necesarios, debes aplicar un cloro de desinfección rápida. Tendrás que seguir las instrucciones del fabricante para ello, y esperar unas horas a que se note su acción. Finalmente, vuelve a comprobar los valores para comenzar a disfrutar de la piscina.